martes, 14 de marzo de 2017

Pequeña historia del transporte en Washington.






  
Washington D.C., es una ciudad de moderna creación, fue construida cerca de la antigua localidad de Georgetown y ya desde su origen fue la sede capitalina de los Estados Unidos. Su fundación fue en 1790, y en 1791 se unió a Georgetown creándose Washington Distrito de Columbia.
 Sus fundadores ya previeron desde sus orígenes un transporte público, en mayo de 1800 dos  diligencias recorrían dos veces al día, desde el puente y calles de alta NW (ahora avenida de Wisconsin y H Street NW ) en Georgetown a través de H Street NW y Pennsylvania Avenue NW/SE donde estaba la taberna de William Tunnicliff hoy ubicación del Tribunal Supremo. 
Sin embargo, aquel servicio terminó poco después de su inicio y no tuvo continuidad hasta la primavera de 1830, cuando  Gilbert Vanderwerken  crea un servicio de ómnibus  desde Georgetown a la Navy Yard. La compañía tenía sus establos en M Street NW.  La  línea  se extendió poco después por 11 Street SE,  hasta  7 Street NW. 
El éxito del servicio atrajo a otras empresas, que crearon nuevas líneas y en 1854 todos los ómnibus se habían fusionado en dos compañías, "The Union Line" y "The Citizen's Line." que a su vez en 1860 se unieron  bajo el control de Vanderwerken. 
Ómnibus frente el edificio del Tesoro de Washinghton

Los primeros tranvías
El 17 de mayo de 1862, inicia su recorrido el primer tranvía de  Washington a tracción animal, de mano de la “Washington and Georgetown Railroad”  con la  línea  del Capitolio al Departamento de Estado. 
Tranvía jardinera enfilando la Avenida de Pensilvania hacia el Capitolio.

Poco después otras compañías como las Metropolitan, Columbia, Anacosia & Potomac, etc. crearían nuevos servicios, llegando a formar una consistente red tranviaria.
Red tranviaria en 1880 

Los tranvías electro-mecánicos.
A fines del siglo XIX las compañías buscaron alternativas a la tracción animal. Comenzaron a ensayarse sistemas de tracción a vapor, neumática y eléctrica a baterías.
Coche eléctrico a baterías en una prueba años noventa del S XIX.
Finalmente dos sistemas se consolidaron: la tracción eléctrica y la tracción por cable subterráneo. 
El “Eckington and Soldiers' Home Railway” fue el primera línea electrificada, entrando en funcionamiento el 17 de octubre de 1897. En sus orígenes el sistema de alimentación eléctrica fue por cable aéreo, pero poco tiempo después probablemente por normativas urbanas tuvo que cesar este tipo de conexión, primero ensayándose la alimentación por baterías, lo que no dio resultado y finalmente el sistema eléctrico subterráneo que se adoptaría para todo el centro urbano.
El cambio de tracción animal a electro-mecánica, fue autorizado por el Distrito Federal  el 2 de marzo de 1889, y  en 1892, los coches de tracción animal fueron prohibidos en el centro urbano,  no permitiendo tampoco a partir de 1894   la  línea   eléctrica  aérea  dentro de la ciudad.
El 2 de marzo de 1889,  el tranvía  Washington a Georgetown comenzó a instalar un sistema de tracción por cable subterráneo, que se puso en marcha el 12 de abril de 1890. 
No obstante, el sistema de tracción por cable duró hasta, el 22 de julio de 1899 en que fue sustituido por tracción eléctrica subterránea.

Entre 1895 y 1916 las diversas compañías que explotaban líneas de tranvía en Washington se fueron fusionando; la Capital Tracción en 1933 se uniría a la Washington Rapid Transit (compañía de autobús urbano) constituyéndose en la Capital Transit.
Evolución de la flota tranviaria de Washinghton.
Washington no fue una ciudad innovadora en cuanto a la adopción de sistemas y vehículos de transporte público, como podemos observar, siguió el esquema  de la mayoría de ciudades americanas y europeas en cuanto a coches tranviarios.
Para ilustrarlo mejor, pondremos unas imágenes comparativas con nuestra ciudad, Barcelona, de los diversos vehículos tranviarios:

Ya en tiempos de tracción animal. podía observarse una gran semblanza en los carruajes que recorrían las calles de muchas ciudades amerricanas y europeas.
Los primeros tranvías eléctricos fueron coches de un solo piso y de pequeño tamaño, la energía  se tomaba por linea eléctrica aérea en ambos casos aunque en la capital americana pronto cambió este sistema en gran parte de la red.
Poco después la disminución de coste  y el aumento de pasaje propició que las compañías demandaran vehículos de mayor capacidad.
Dentro de estos vehículos, aparecen los "central door cars", nuevo concepto que prima independizar al conductor del pasaje que quedará atendido por un cobrador situado en el centro del coche.
Finalmente en los años treinta se reunió el comité de presidentes de compañías de tranvías,  tras lo que se definió las líneas de los futuros vehículos tranviarios  que daría lugar a los PCC, prólogo de ellos serían los tranvías Briller y Streamliner.
En 1935 se incorporaron  a la red de la D.C. Transit dos cortas series de 10 coches cada una, numeradas del 1001 al 1010 para los "Brillers" y del 1051 al 1060 para los "Streamliners", que serían como un ensayo para los PCC.
En Barcelona tras la crisis de los años treinta y el mal estado de la flota tras la guerra civil, los técnicos de tranvías de Barcelona diseñaron un coche entre los "streamliners" y los PCC aunque la tecnología  en aquellos tiempos de autarquía, los dejaba lejos de ellos.
Uno de los primeros PCC de Washington con decoración de los últimos tiempos.

Los PCC de Washington.

El 28 de agosto de 1937, comenzaron a circular por la calle 14 los primeros tranvías PCC. en 1937 D.C.T. pasa un pedido de 45 coches P.C.C. a la Sant Louis Car Co.  a la que seguirían  nuevos pedidos hasta completar la flota  con un total de 489 coches numerados del 1101 al 1589 en el año 1946.

Los coches Streamliners y los PCC sustituyeron completamente al resto de material tranviario en 1949, para ello toda la red tuvo que disponer de bucles en las terminales o en algún caso triángulos para realizar la maniobra de inversión de sentido.

Fin de la linea 74 con la particularidad de hacer la inversión con triangulo en vez de bucle.


Los años dorados de la red de Washington finalizarían en 1955, con una fuerte crisis que culminó con huelgas y un cambio en la propiedad de la compañía.
Los planes de los nuevos socios planeaban una sustitución de todas las líneas de tranvía por autobuses el año 1963.

En 1958 comenzó el cierre de líneas, con las líneas 80 82 el 6 de septiembre de aquel año, siguiendo con una paulatina sustitución de tranvías por autobuses hasta el 28 de enero de 1962 cuando dejaron de circular las líneas 50,54,90 y 92, 
tras más de 99 años de servicio ininterrumpido.