domingo, 17 de febrero de 2013

ATALAJES, GUARNICIONES, ARREOS O JAECES.


Los tranvías, ómnibuses, riperts  y carruajes en general, para poder ser tirados por un animal, necesitan ser uncidos mediante elementos suficientemente elásticos para adaptar el cuerpo rígido del carruaje al animal sirviendo por un lado para aprovechar al máximo la fuerza del mismo y por otro lado compensar los golpes que en arranques baches y otras situaciones que dañarían al animal al transmitirse de forma directa. 

Esta función es la que realizan las guarniciones o atalajes es decir todas aquella correas y piezas de cuero u otros materiales elásticos que se ponen a las caballerías, para la montura, la carga o el arrastre de carruajes.

 Para poder gobernar a un animal, inicialmente se fijaron correajes a su cabeza, de este modo se le podía dirigir y orientar. De este primitivo arreo, viene la actual cabezada. Existen numerosísimos tipos de cabezada, aquí nos centraremos en la cabezada para el tiro.

La Cabezada, cabezón o cabestro, es un conjunto de correas situadas a la cabeza del animal que sirven para controlarlo.


La cabezada se compone de:
Frontalera: Pieza que pasa por la frente del animal sirve para fijar la testera, sin la que se iría hacia atrás.
Carrilleras: dos correas que descienden por los laterales de la cabeza, aguantan la muserola y el bocado.
Muserola: Pieza que pasa sobre el hocico del animal sirve para que no abra demasiado la boca.
Ahogadero: Pieza que pasa por la garganta del animal, sirve para que el animal no se saque la cabezada.
Testera: Pieza que pasa por la nuca del animal, donde se sujeta la cabezada.
Anteojeras: Dos tapas que llevan  las cabezadas de tiro unidas a las carrilleras y que sirven para reducir el campo de visión del animal y centrar su atención hacia donde se dirige.


Bastes en museu del traginer.
El baste 
En un principio, el transporte se efectuaba directamente a lomos de animal, desde las antiguas caravanas hasta los arrieros de baste, se conducía la mercancía a través de estrechas sendas,  para llevar la carga se usaban las alforjas,  albardas y otros aparejos montados sobre el lomo de los animales.
  -Baste o albarda:  Guarnición que consiste en una almohada de cuero o tela basta rellena de paja o lana, sobre el cual se ponen serones, espuertas, escalas, etc, para poder cargar con más facilidad evitando que el animal se solle 

-La espuerta  es una especie de cesta de esparto, palma u otra materia, con dos asas, que sirve para llevar de una parte a otra, escombros, tierra u otras cosas semejantes.

-La sera, es  una espuerta grande, regularmente sin asas. 

 -El serón es una sera más larga que ancha, que sirve regularmente para carga de una caballería

El collarón, collar o collera.
El collerón recibe el esfuerzo del carruaje y lo reparte de una forma uniforme entre el cuello y pecho 
del equino.
Su cuerpo principal es de badana1 relleno de paja, lana o crines, el collerón esta formado por:

•Dos costillas de madera (que reciben la fuerza transmitida por el cuerpo principal)
•Una correa llamada clave que une las costillas y permite ajustarlo.
•Dos vencillones de cuero con hebillas (que van desde media costilla a las argollas de las varas).
El collerón puede ir unido a la sobrecincha con una media-martingala para evitar su cabeceo.
1- badana. forro de piel curtida y fina de carnero u oveja,

De todos los arreos, ninguno no requiere tanta atención y vigilancia como la collera. Si es pequeña, sofoca el caballo y, si es grande dificulta el movimiento de los brazos del animal. Conviene que sea proporcional a la altura y volumen del cuadrúpedo, hecho que se conoce porque una vez puesto, su extremo inferior queda un poco por encima del encuentro (punta del pectoral) . Si su forma no le permite quedar bien ajustado, o es excesivamente duro, su roce sobre el pecho puede causarle una rozadura, que se convertirá en verdadera herida tras un trabajo prolongado. Por eso es indispensable que se asiente bien y sea suficientemente blando, además conviene que cada caballo tenga su collera correspondiente, la cual, tras un tiempo de trabajo, se habrá amoldado perfectamente a la configuración de su cuello y no le causará molestias, Esto es difícil de evitar si la collera se cambia con frecuencia.
Vencillón: correa que va fija a cada costilla del *collar y sirve para ligar este con las varas del carro, el horcate  de trabajo o los tirantes.
Hay tres tipos de collera muy utilizados en nuestras tierras:




Collarón Catalán
 Típica guarnición de trabajo, muy rústica y gruesa para amortiguar el peso de la carga que estira el animal. Con una base de madera recubierta de cuero.
Los de gala o los que vemos en los “tres tombs” son de factura bastante moderna, van entachonados con clavos de latón con los que se forman dibujos artísticos. Antiguamente no se usaban tan ornamentadas, pero si había una colección de adornos, hechos de lana (o seda las de mayor calidad) y piel de tejón. Estas decoraciones se ponían en las festividades.
Collarón español o "calesera"
Típica guarnición, más bien lujosa, que utilizaban la nobleza y la burguesía en los carruajes de campo como breacs y faetones. Se compone de una “entremanta” (manta que se ponía tras la collera para que este no se sollara el animal), el “macho-collera” (gran anillo de cuero relleno de paja, crines o lana) y el “horcate” (que se colocaba sobre el “macho-collera” a modo de costilla).

Collarón inglés o continental:
Collera más estilizada que las anteriores, de cuero generalmente negro y con costillas metálicas. Era utilizado en los carruajes de viaje de nobles y burgueses).


Retranca o reculante:  pieza ancha y curvada de cuero que pasa por detrás el anca del animal y dónde ejerce la fuerza al recular.
Riendas: Cada una de las correas de la brida con que se gobierna el animal.
Serreta: Pieza de hierro curva, con un borde dentado que se pone sobre el hocico del animal para gobernarlo.


Cabezada de cuadra o jaquima: Cabestro de cuerda que se coloca a la cabeza del animal para atarlo al establo.                                                                               Sillín o cinchuelo: Silla de madera muy pequeña, almohadillada por la parte de debajo donde se afirmaba el carro para sostenerlo recto. 
Zufra: Correa de cuero que se pasa por el sillín, con la que se sostiene el carro.  
    
Cincha: Correa que sujeta la montura, el baste o el sillín y que pasa por el vientre del animal. 


Guarniciones y guarnicioneros
Las compañías de tranvías, riperts y omnibuses destinaban una buena parte de su presupuesto a la adquisición y mantenimiento de los atalajes de sus animales. como ya hemos visto algunos de ellos como el collarón debían estar ajustados a un animal determinado.
La labor de mantenimiento normalmente era realizada por el guarnicionero, artesano experto en el trabajo del cuero. Cuando la compañía tenia una red importante también lo era el taller de guarnicionera. 
En Barcelona el ultimo gran taller de una compañía lo tuvo FOCSA que hasta los años sesenta dispuso de una importante flota de carruajes para la limpieza de calles y recogida de basuras.  Actualmente aún puede admirarse la labor de aquellos artesanos en el museo de carruajes de la citada compañía. 


Trabajo realizado en base a  "Carruatjes literaris" de Sebastià L. (Ferradures)

6 comentarios:

  1. magnifico!!!espero ver algun dia una linea turistica equina-tramviaria.en zonas costeras o por ejemplo en el delta del ebro seria marravilloso.un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, a nosotros, tambien nos gustaría, creemos que quizas para empezar sería suficiente con vehiculos sin railes a tracción animal tipo omnibús.
      En Francia hay algunos casos de este tipo de transporte.
      Aqui cerca hay los carruajes de la Fageda en la Garrotja.
      Desgraciadamente aún no hay bastante aprecio por el mundo equino en este pais...

      Eliminar
  2. por cierto se me olvida nombrar la linea de tramvia tortosa-roquetes.investigad y suerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo,
    En los inicios del Blog, publicamos un pequeño artículo sobre el tranvia de Tortosa a Roquetes y Arrabal de Jesús.
    Nos gustaría poder hacer algo más elaborado, pero no tenemós suficiente material aún.
    Saludos
    rialis i ferradures.

    ResponderEliminar
  4. Hola amics.
    Ara m´enrecordat que de petita, pasaba l´escombriaire amb la seva trompeta d´avis i anava amb un carro i el caball d´arrastre i treiam les escombreries amb una galleda y ell les buidaba amb un cabaç.
    Teniu un bon blog, molt trevallat.
    ¡Enhorabona!.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encare recordo els dies que sentia la corneta de L'escombriaire, a les hores la mare agafava la galleda de zenc i corrents baixava els cinc pisos de casa nostre al poble nou.
      A voltes hi havia hagut de córrer darrera el carro per tal de que l'hi deixessin abocar la galleda, desprès tornar a pujar les escales per fer el dinar...
      Si no han canviat les coses
      Una forta abraçada en un dia fred i nevat
      rails i ferradures

      Eliminar