lunes, 14 de junio de 2010

IDA y VUELTA

Al alcanzar el final de su recorrido, el tranvía de tracción animal debía regresar a su origen como cualquier tren remolcado manteniendo su tracción a la cabeza.
Los caballos como las personas tienen grandes dificultades de caminar hacia atrás, es por ello que si se ha de invertir la marcha y el vehículo no puede girar es preciso desenganchar-los y volver a asirlos en el lado opuesto.
Este sistema aunque rudimentario es el que fue mayormente usado desde los primitivos Trams hasta los últimos tranvías de tracción animal, vehículos que desaparecieron en sudamericana en los años 50 del siglo XX.

El desenganche fue evolucionando en cuanto a la mejora de las guarniciones para facilitar al cochero esta maniobra. Aquí reproducimos la misma en diferentes imágenes de diverso tranvías.

Para solventar esta maniobra se creo el bucle de fin de la línea. El bucle era un tramo de vía circular que mediante un giro de ciento ochenta grados devolvía el vehículo a su sentido de marcha de regreso sin tener que maniobrar la caballería.

En Barcelona el primer bucle se estableció en el final de la línea en la Barceloneta donde el tranvía pasaba de la calle mayor al Paseo Nacional girando por la calle del Juicio.
El inconveniente del bucle era el de que no siempre se disponía de un espacio suficiente para establecerlo en las ciudades antiguas con calles estrechas.

Otro sistema que se utilizo en los finales de línea era el de la Placa giratoria. Al llegar a su final una placa embebida en el suelo giraba sobre si misma, traccionada por el propio tiro del tranvía y ayudado a veces por el cochero y el conductor.
Este sistema se uso por la Compañía Parisina de Ómnibus que explotaba los tranvías de la capital francesa.
Era un sistema caro ya que precisaba disponer de numerosas placas que requerían un buen mantenimiento para mantenerlas operativas.
En Barcelona solo se usaron como acceso a las cocheras teniendo constancia de como mínimo cinco placas giratorias.




Finalmente indicaremos que el constructor americano de coches de tranvía y carruajes John Stephenson diseño un bastidor giratorio que permitía girar el coche en cualquier punto del camino sin necesidad de desenganchar al rocín.


De este sistema ya se incluyo una filmación en nuestro post un viaje en tranvía, y sin mas comentarios llegamos al final de trayecto del post de hoy.

8 comentarios:

  1. ¡Hola Railsiferradures!
    Interesantes estos sistemas giratorios para poder realizar la operación de vuelta con más facilidad para el conductor y por consiguiente, para el caballo también creo.
    Las fotografías son muy bellas, sobre todo la primera. Besos a la família.

    ResponderEliminar
  2. Hola Clariana,
    A nosotros también nos gusta la primera foto, tanto es así, que alteramos el orden de las fotos que en sentido lógico hubiesen tenido como inicio la segunda en que se ve como el cochero desengancha el balancín con ayuda de una pértiga. Esta imagen ademas de bella es muy instructiva pues muestra con claridad la maniobra..
    Ferraduras y Tokeno que están totalmente metidos en exámenes y hasta dentro de unos días seguirán en esta labor, os envían muchos besos y el resto de familia, también.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, hoy en día este factor continua siendo clave. Por ejemplo se ha redactado un proyecto para realizar una cola de maniobras en la estación de Pl. Catalunya de FGC para poder disminuir los tiempos de rebote y aumentar las frecuencias. Está misma compañía también se está planteando implantar sistemas de conducción automática para esta operación.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Railsiferradures!
    Vengo a desearos a los seis un feliz día de San Juan y espero que hayáis pasado una buena verbena con todo lo típico de este día.
    Muchas Felicidades a Tokeno que espero se divierta mucho en ese día como cuando era más pequeñito al lado de Ferradures. Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  5. Hola: Me encantan las fotografias.

    Aqui en Valencia tenemos un moderno tranvia, que pasa por el Puerto.
    Yo he subido alguna vez en el y tiene su encanto.

    Un abrazo, Montserrat

    ResponderEliminar
  6. Hola Bandero,
    Es interesante este proyecto que comentas y realmente será un alarde de ingenio el poder controlar automáticamente la complicada terminal de Ferrocarrils de Plaça deCatalunya donde creo que confluyen cuatro líneas de diferentes características.
    Hablando de automatismos, hoy he cogido un pequeño tramo de la nueva línea 9 en la Sagrera y he vuelto a recordar los años de infancia cuando junto a mi padre cogía el metro en Marina y con la nariz pegada al cristal del primer coche miraba los oscuros túneles buscando bifurcaciones inexistentes y escuchando por la megafonía de la época en que el conductor indicaba por los altavoces: ¡Próxima estación Marina!. Como ahora...

    ResponderEliminar
  7. Clariana,
    Ha sido un St. Joan Intimo, junto a nosotros han estado los amigos de Ferradures y Tokeno y no han faltado hoguera petardos y coca de frutas. A ver si el año que viene volvemos a celebrarlo en familia como antes.
    Besos los cuatro +ferradures+rails.

    ResponderEliminar
  8. Montserrat,
    Valencia siempre ha sido una ciudad de tranvías incluso cuando los desmantelaron en los años setenta.
    A finales del siglo XIX además de los tranvías había tal trafico entre la ciudad y el Grao (puerto) que los carros con sus llantas de acero y sus pesadas cargas destrozaban los caminos entonces adoquinados.
    Tanto fue así que los ingenieros de la época reinventaron el ferrocarril a manera de crear unas fajas de acero en forma cóncava que situadas a modo de vía servían para que las ruedas de los carros rodaran sobre ellas con menor esfuerzo para los animales y ningún desgaste al pavimento.
    Este sistema sobrevivió hasta los años cincuenta según un conocido que había vivido en Valencia entonces.
    Saludos desde Barcelona RyF

    ResponderEliminar