viernes, 17 de julio de 2015

Waterloo en Plaza de Catalunya.



Ahora que se ha celebrado el bicentenario de la batalla de Waterloo, nosotros recordaremos un particular Waterloo barcelonés.
Durante el año 1888, la línea del tranvía de Circunvalación sufriría numerosos recortes, interrupciones y modificaciones en su trazado, que  harían sin duda “las delicias” de sus pacientes usuarios.
Una de ellas, si no la más significativa, para nosotros ha sido la más reveladora  y que empezó con la batalla de Waterloo, culminando con una escaramuza entre el gerente del tranvía de Circunvalación y el concesionario del espectáculo, “Panorama Waterloo”, dejaremos que hable la prensa:

La Dinastía,  Jueves  1 de Marzo de 1888.
Dice ayer tarde La Vanguardia:  «En la plaza de Cataluña se ha armado una Marimorena de mil diablos.
Según hemos podido averiguar, el concesionario para instalar el panorama de la batalla en Waterloo, se ha negado á permitir el paso a los tranvías de circunvalación, viajes de ida, y el director de la sociedad de tranvías ha tenido que personarse con él, habiendo sostenido una acaloradísima disputa.
El del Panorama, no atendiendo razón alguna, ha hecho cerrar el paso, lo que ha producido la confusión y protestas del público, pues a los breves momentos había detenidos crecido número de tranvías.
El director de esta compañía ha hecho levantar acta de este suceso, cuyo desenlace procuraremos comunicar á nuestros abonados.

La Vanguardia Número 101. BARCELONA jueves, 1 marzo 1888
Como decíamos en nuestra última, edición, las diferencias que existían entre el director de la sociedad de Tranvías de Circunvalación y el dueño del panorama de la batalla de Waterloo, pudieron vencerse de momento gracias á la intervención del alcalde; pero lo más chocante del caso, es que, según indicamos, por orden superior se concedió pasaran los tranvías por el interior del cercado pero eso sólo durante el día de ayer. Por la noche, al finalizar el servicio la sociedad de tranvías, se presentó una brigada de operarios en el panorama indicado y puestos de acuerdo con los hombres que trabajan en aquél, procedieron al levantamiento de los rails, todo hecho por orden superior. Esta mañana, como es consiguiente, se hallaba paralizado el servicio. Cierto número de operarios de la sociedad de tranvías, trabajaba activamente en la calle de Ronda de la Universidad á fin de empalmar la línea, de modo que el servicio será fácil vuelva á reanudarse esta tarde.

Aunque parezca que la escaramuza, tuvo un rápido y fácil desenlace, la realidad no fue así, y como sucede en todas las guerras, el perdedor fue el pueblo llano, en este caso, los usuarios de la línea de Circunvalación.
Tranvía de Circunvalación en el cruce Av. del Paral·lel  Ronda de Sant Pau, 

L V 6 de marzo de 1888 
El trayecto del tranvía de circunvalación se halla completamente dividido en dos secciones, siendo necesario, al llegar á la plaza de Cataluña, bajar del coche, andar un trecho y volver luego á subir en el que hace el servicio en la otra sección. Todavía la molestia que produce esta solución de continuidad, sería más tolerable para el público, si no resultara también que se ha tarifado cada uno de estos dos trozos en 15 céntimos, ascendiendo el total de lo que cuesta el trayecto á 30 céntimos; es decir, 10 más que antes, por recorrer el mismo camino.
Se han arrancado los antiguos rails del tranvía de circunvalación, que estaban establecidos en la plaza de Cataluña, contiguos á la casa Gibert, en cuyo sitio se está actualmente construyendo un parterre. 

No tenemos noticia de cuando volvió a regularizarse el servicio en plaza de Catalunaya, pero en el mismo mes existieron alteraciones en las rondas, paseo de San Juan y calle Industria, con motivo de la construcción de entarugados y modificaciones de vía, y del cambio de trazado para sortear el paso por el salón de San Juan, cuyo terreno estaría ocupado por la exposición Universal.
Si analizamos la escaramuza, podemos ver que en 1887 ya se había iniciado el cambio de trazado de la vía del tranvía de Circunvalación de su trazado original a la Ronda Universidad en el recorrido a través de Plaza Catalunya.
Vía de la línea de Circunvalación a su paso por el Paseo de la Industria durante la Expo de 1888
LV  2 de junio de 1887
—Dentro de pocos días se cambiará el trazado del tranvía de circunvalación de la Plaza de Cataluña, colocándose los rails en la Ronda de la Universidad, detrás de casa Gibert y Rambla de Cataluña.
Estas obras quedarían finalizadas, según el mismo diario, el 25 de febrero de 1888 es decir 3 días antes de la trifulca, por lo que  no sabemos el motivo por el que no pudo hacerse el cambio en la fecha indicada
.
LV 25 febrero 1888 
Hoy quedarán definitivamente emplazados en la Ronda de la Universidad los rails del  tranvía de Circunvalación, de modo que á no ocurrir entorpecimiento alguno, los tranvías circularán mañana por dicha vía. 
 
A la izquierda del Panorama y más abajo del tranvía de Sarria, un tranvía de Circunvalación sigue el nuevo trazado.
Por otra parte, el Panorama Waterloo, necesitaba en aquella fecha espacio para realizar la construcción del edificio que lo albergaría.
Podemos seguir por el diario La Dinastía, la evolución del mismo entre los años 1887 y 1888:

La Dinastía, Domingo,13 de Noviembre de 1887.
Sabemos que además del Panorama á que hicimos referencia en nuestro número de ayer se expondrá en esta capital otro grandioso, que se instalará en la plaza de Cataluña, y que ha llamado extraordinariamente la atención en la Exposición Universal de Amberes.,
Charles Verlat, Autorretrato.
Representa la Batalla de Waterloo, debida al inspirado pincel de Verlat, Director de la Academia Real de Bellas Artes de Amberes, secundado por el célebre escultor Frans Jorís, autor de la estatua de Enrique Conscience y del monumento fúnebre de dicho reputado novelista, erigidos ambos en Amberes.
Baste decir que el lienzo de esta obra de arte tiene mil ochocientos metros cuadradosy que los accesorios artísticos se componen de unos 400 bultos, para poder comprender la importancia de tamaña obra que hace algunos meses fue trasladada á esta capital.
Dada la cultura y buen gusto de los habitantes de esta ciudad, obtendrá sin duda completo éxito el espectáculo de que se trata.

La Dinastía,  Martes 24  de Enero de 1888.
Aprobado ya por el Ayuntamiento el nuevo plan de distribución de terrenos en la Plaza de Cataluña, empezarán dentro de breves días las obras para la edificación del Pabellón en que se exhibirá el Panorama de la Batalla de Waterloo. Según los datos que tenemos, dicho edificio ocupará una extensión de terreno de unos 1.500 metros cuadrados y será construido con hierro y ladrillos, proponiéndose la Empresa adornar artísticamente su parte exterior, á fin de contribuir en lo posible al embellecimiento de la Plaza de Cataluña.
Parece que se necesitarán unas cien toneladas de hierro para la construcción de dicha obra, lo cual puede dar una idea de su importancia.
Dijimos ya en uno de nuestros números anteriores, que dicho panorama es debido al pincel de Mr. Charles Verlat, director de la Real Academia de Bellas Artes de Amberes, y hoy añadiremos que cuantas personas han visitado la Exposición Universal de esta última ciudad han admirado la grandiosa obra del pintor belga.
La tela tiene unos 1.000 metros de superficie y los accesorios artísticos de tamaño natural se cuentan por centenares.
Fragmento del Panorama de Waterloo ce Charles Verlat, conservado en el MNAC.


Tenemos así un nuevo e interesante elemento en la plaza de Catalunya: El Panorama Waterloo. Pero,  ¿qué es un Panorama?.

Panoramas o Cicloramas 
En Edimburgo, el 1785, el pintor Robert Baker crea una nueva forma de expresión pictórica.
Se trata de un fenómeno que se extendería por todo el orbe durante el siglo XIX y principios del XX, el Ciclorama. Estos eran pinturas circulares de grandes dimensiones,  reproduciendo amplios paisajes con la idea de hacer que el espectador se sumergiera en ellos.

El Panorama de  Baker consistía en una panorámica de Edimburgo, su notable éxito, abrió esta nueva vía de expresión a otros artistas.
Los panoramas se explotarían en forma de gran espectáculo, por compañías creadas para este nuevo negocio.
Su temática, tras los grandes paisajes, derivó a la  representación de acontecimientos históricos (especialmente batallas) o temas bíblicos.
Tendrán continuación en el siglo XX en el séptimo arte con la aparición del Cinerama  y más tarde el Imax.


Panorama de Edinburgo  de Robert Baker.
La Exposición Universal de 1888 atraería a Barcelona tres instalaciones: el panorama de la batalla de Plewna, situado en la Gran Vía esquina Rambla de Catalunya, en cuyo edificio se presentó posteriormente el panorama del sitio de París (1889), de los artistas Paul y Felix Philippoteaux, respectivamente; el panorama diorámico de Montserrat, en la confluencia de las calles Pujadas y Comercio dentro del recinto de la Exposición Universal, (realizado por Fèlix Urgellès y Miquel Moragas) finalmente el panorama de la batalla de Waterloo. 

Panorama de la batalla de Plewna en Gran Vía- Rambla Catalunya.

Lienzo de la batalla de Plewna
El panorama de la Batalla de Waterloo
El panorama fue construido por la Société Anonyme du Grand Panorame National d’Anvers, que en 1881 había contratado a Charles Verlat para la realización de cicloramas.
 Los trabajos se realizaron entre febrero y julio de aquel año, inaugurándose el 31 de julio de 1881. El tema presentado correspondía al momento de la batalla, en el que el mariscal Ney se lanza con su caballería contra las tropas de Wellington.

Tras su exhibición en la Exposición Universal de Amberes de 1885, y con motivo de la disolución de la compañía constructora de Panoramas  en 1886, se puso a la venta la pintura y el edificio.
La pintura (y suponemos las esculturas acompañantes) fue adquirida por la señora Ramona Morlius y Borràs, madre del artista y crítico Miguel Utrillo y Morlius. Ella fue la  promotora de la construcción del edificio en Barcelona y  Utrillo participó en el traslado del panorama a nuestra ciudad.
Fragmento del Panorama de Waterloo de Louis Dumoulin, en el se aprecia la combinación de pintura y elementos escultoricos.

El edificio del panorama barcelonés sería de nueva construcción. Una estructura de planta circular con luz cenital  de 27 metros  de alto y 40 de diámetro. Para su acceso tenía que atravesarse un oscuro pasillo desde la entrada hasta el acceso central del Panorama, a fin de sorprender a los espectadores, y a continuación, una escalera ascendía finalmente a la plataforma desde donde se contempla el espectáculo.
En su interior la tela de 10 metros de altura y 120 metros de longitud obra de Verlat, combinaba con 300 figuras de caballos, soldados, cañones y otros elementos  realizados por  Frans Joris, que llenaban la franja entre la plataforma y el lienzo circular, iluminado todo ello por una luz cenital, daba una ilusión de realidad desconocida hasta entonces.
En el pasillo de acceso al panorama, se instaló posteriormente, un diorama de Modest Urgell que representaba la vista de una línea férrea y la boca de un túnel.
Estructura de Jaume Gustà.

En el Archiu Historic Administratiu, se conservan dos proyectos que sirvieron para las gestiones administrativas requeridas por el Ayuntamiento.
El primero realizado por Camil Oliveras y Gensana  esquematizaba la instalación, a grandes líneas. El segundo realizado por Jaume Gustà y Bondia corresponde a la estructura metálica.
Para el montaje del lienzo se desplazó a Barcelona el escultor Frans Jorís. 


Finalmente se realizaría la inauguración según refleja La Dinastía:
Barcelona, Miércoles 30 de Mayo de 1888.
A las cuatro de esta tarde se inaugurará el grandioso Panorama de la batalla de Waterloo.

GRAN PANORAMA DE LA BATALLA DE WATERLOO.Hoy tiene lugar la inauguración del panorama de la Batalla de Waterloo situado en la Plaza de Cataluña, uno de los lienzos más grandes del mundo, pintado por el célebre Verlat, esculturas
y estatuaria del eminente Joris.—A las 4 en punto para los invitados.—A las 6 apertura para el público, mediante el pago de 1 peseta. Los demás días abierto al público desde las 8 mañana á 7 y medía tarde.

El panorama estuvo en servicio durante la temporada de la Exposición Universal y algún tiempo posterior, no podemos valorar la afluencia que pudo tener, creemos que debió ser  abundante ya que el otro Panorama (Plewna) cambió su tela prolongando el negocio. 
Aunque no hemos encontrado la fecha de cierre como espectáculo, sí que en el Blog Barcelofilia indica que el desmontaje de la instalación se hizo a primeros de Junio de 1890. 
La Plaza de Catalunya en 1890 tras la desaparición del Panorama Waterloo.


El Sr. Manuel Girona adquirió el edificio y su contenido. La estructura de hierro sería reutilizada en la planta de  “la Material”  en Poble Nou (Can Girona). Tres fragmentos de la tela fueron donados al Museo de Reproducciones Artísticas, y  actualmente depositadas el Museu Nacional d’Art de Catalunya








Con el tema de la Batalla de Waterloo, se realizaron diversos Panoramas, se conserva en el municipio belga de Braine-l'Alleud, junto al monumento a la batalla, el Panorama de la Batalla de Waterloo.   
El edificio de estilo neoclásico alberga   una pintura al óleo sobre lienzo realizada por el pintor  Louis Dumoulin en 1912, compuesta de 14 lienzos que unidos forman un panorama 110 metros de circunferencia y 12 metros  de alto. 

En la actualidad, la organización “Internacional Panorama Council” vela por la conservación de este tipo de instalaciones. 












2 comentarios:

  1. La segona foto d'aquest article no correspon a l'adreça indicada, la direcció correcte es Av. del Paral·lel amb Ronda de Sant Pau, on durant anys va estar ubicat el Bar Chicago. Salutacions.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies per l'aclariment, realment no me n'havia adonat dels porxos característics del Paral·lel que identifiquen clarament aquesta intersecció de carrers.
      Sols havia tingut en compte el tipus de cotxe del tramvia i la corba en 45° de la línia tramviària.
      Ho modifiquem en el post.
      Salutacions cordials
      rails i ferradures

      Eliminar